Padecimientos

Autismo

El autismo es un grupo de trastornos del desarrollo cerebral, a los que se llama colectivamente el trastorno del espectro autista (TEA). El término “espectro” se refiere la amplia gama de síntomas, habilidades y niveles de deterioro o discapacidad que pueden tener los niños con el TEA. Algunos niños padecen un deterioro leve causado por sus síntomas, mientras que otros están gravemente discapacitados.

  • El trastorno autista (autismo clásico)
  • El trastorno de Asperger (síndrome de Asperger)
  • El trastorno generalizado del desarrollo no especificado (TGD-NE)
  • El trastorno de Rett (síndrome de Rett)
  • El trastorno desintegrativo infantil (CDD, por sus siglas en inglés)

Síntomas del TEA

Los síntomas del trastorno del espectro autista (TEA) se encuentran principalmente en tres áreas:

  • Deterioro de la actividad social
  • Dificultades de comunicación
  • Conductas repetitivas y estereotipadas

Problemas de integración social

La mayoría de los niños con el TEA tienen problemas para entablar las interacciones sociales diarias. También es pueden tener alguno de estos comportamientos:

  • Hacen poco contacto visual
  • Tienden a mirar y escuchar menos a la gente en su entorno o no responder a otras personas
  • No buscan compartir su gusto por los juguetes o actividades, señalando o mostrando cosas a los otros
  • Responden inusualmente cuando otros muestran ira, aflicción o cariño.

Conductas repetitivas y estereotipadas

  • Agitar sus brazos repetidamente o caminar con patrones específicos,
  • Los niños con el TEA suelen tener intereses excesivamente enfocados.
  • Los niños con el TEA pueden sentirse fascinados con objetos en movimiento
  • Pueden pasar largo tiempo alineando juguetes de cierta forma en lugar de jugar con ellos.
  • También pueden molestarse mucho si alguien mueve accidentalmente uno de los juguetes.

Problemas sensoriales

  • Muchos niños con el trastorno del espectro autista (TEA) reaccionan con exageración a diversos estímulos
  • Mostrar disgusto o incomodidad ante un contacto suave o ante la sensación de ropa sobre su piel.
  • Experimentar dolor ante ciertos sonidos, como el de una aspiradora, el timbre del teléfono o una tormenta repentina; a veces se taparán los oídos y gritarán
  • No reaccionar ante mucho frío o dolor intenso.

Problemas de sueño

Los niños con el TEA suelen tener problemas para dormirse o permanecer dormidos o presentan otros problemas de sueño.

Discapacidad intelectual

Muchos niños con el TEA tienen algún grado de discapacidad intelectual; especialmente las capacidades cognitivas y del lenguaje.

Crisis epilépticas

Casi el 25% de los niños con el TEA sufre crisis epilépticas

Medicamentos

No existe ningún medicamento para tratar el TEA en sí mismo; sin embargo, con frecuencia se utilizan medicamentos para tratar problemas emocionales o de comportamiento que puedan tener las personas con TEA, como:

  • Agresión
  • Ansiedad
  • Problemas de atención
  • Compulsiones extremas que el niño no puede parar
  • Hiperactividad
  • Impulsividad
  • Irritabilidad
  • Cambios en el estado anímico
  • Explosiones de ira o cólera
  • Dificultad para dormir
  • Rabietas