Padecimientos

Déficit en la Atención/Hiperactividad

Trastorno por Déficit en la Atención con o sin Hiperactividad

Es un trastorno neurológico del comportamiento caracterizado por distracción moderada a severa, períodos de atención breve, inquietud motora, inestabilidad emocional y conductas impulsivas.

El problema del niño hiperactivo constituye una de las alteraciones más frecuentes dentro de las enfermedades neuropsiquiátricas infantiles. La incidencia se ha calculado en 4 a 6% de la población escolar y afecta a más niños que niñas en proporción de 2.5:1

Los síntomas básicos se caracterizan por signos de desarrollo inadecuado como falta de atención, impulsividad e hiperactividad.

Falta de atención:

A menudo no puede acabar las cosas que empieza

A menudo parece no escuchar.

Se distrae con facilidad.

Tiene dificultad para concentrarse en el trabajo escolar o en tareas que exigen una atención sostenida.

Tiene dificultad para concentrarse en el juego.

Hiperactividad:

Corre de un lado para otro en exceso o se sube a los muebles.

Le cuesta mucho quedarse quieto en un sitio o se mueve excesivamente.

Le cuesta estar sentado.

Se mueve mucho durante el sueño.

Está siempre “en marcha” o actúa “como si lo moviese un motor

Impulsividad:

A menudo actúa antes de pensar.

Cambia con excesiva frecuencia de una actividad a otra.

Tiene dificultad para organizarse en el trabajo.

Necesita supervisión constantemente.

Hay que llamarle la atención en casa y escuela constantemente.

Le cuesta trabajo aguardar turno en los juegos o en las situaciones grupales.

El conjunto de síntomas anteriores corresponde a niños de 8 a 10 años. En los niños más pequeños suele haber síntomas más graves y numerosos que son más difíciles de observar. Lo contrario ocurre en los mayores.